Neko

viernes, 19 de febrero de 2010

"Con un poco de azúcar..."

Cantaba Mery Poppins aquello de "Con un poco de azúcar en la píldora que os dan...."

Pues bien, darle las medicinas a unos niños cantando, puede acabar resultando fácil.
Darle la medicina a un gato... Puedes cantarte todo el repertorio que te sepas que va a seguir siendo tarea ardua, a no ser que sigas unos sencillos consejos:

Pongamos el supuesto de que tu gato tiene que tomar medicina líquida (o bien jarabe, sobres....).

1.- Hay que conseguir una jeringa (sin aguja, evidentemente) de este tipo:

Es importante que la jeringuilla tenga la parte apuntada de plástico en el extremo, que no sea de esas que venden con ciertos medicamentos, las cuales el extremo es liso.
Ese extremo puntiagudo de plástico, será el que usemos para la correcta administración de la medicina.

2.- La llenamos de la dosis recomendada por el médico.

3.- Buscamos a nuestro gato, y con una toalla grande lo envolvemos, de manera que sólo asome la cabeza y las patas queden bien tapadas, para evitar que nos arañe.

4.- Mientras alguien nos lo sujeta así arropado, introducimos la parte puntiaguda de la jeringuilla en el hueco de la dentadura del gato, por el lateral, hacia la mitad, entre los premolares y los caninos.

Así, aunque el gato nos apriete la boca para que no le metamos nada, por el hueco podremos introducir la medicina poco a poco.

Es importante que mientras lo estéis agarrando, le habléis calmadamente, con cariño, para que sepa que no le va a pasar nada malo.

Seguramente escupirá una poca, pero no importa. En las dosis recomendadas por el médico ya se tiene eso en cuenta. NO LE DEIS MÁS DE LA DOSIS porque os la haya escupido en parte.

Una vez hayáis acabado, acariciadlo, y dadle un poquito de su comida favorita, o gominolas para gatos...Cualquier cosa que le haga ver que después de esos malos ratos que va a pasar con la medicina, va a tener recompensa si se porta bien.


También hay formas de darle pastillas (en lugar de jarabe o sobres) al gato, pero yo soy de la opinión que es mejor disolverlas y dárselas en jeringa que metérselas en la boca a la fuerza, pues corremos el peligro de ahogar al gato si no tenemos práctica.

Y hasta aquí el consejo de hoy. =^.^=

6 comentarios:

Mario dijo...

Aca hay otra version de como hacerlo ;)

http://www.laventanita.net/humor/Chistes.asp?Codi=549

Marta "Níniel" dijo...

Para las pastillas, yo uso un truco que me dio el veterinario: poner al gato con la boca abierta hacia arriba, dejar caer la pastilla al fondo de la garganta, cerrar la boca y soplar suavemente en la nariz. Por alguna razón, el acto reflejo es tragar... y ahí va la pastilla.

Funciona siempre ;)

Erunyauve dijo...

Es cierto Niniel, funciona de todas todas. Yo a mi perro le soliamos dar las pastillas envueltas en queso, que le encantaba y ni se daba cuenta, y a Nube se las damos envueltas en su golosina favorita. Es el arte del camuflaje, que también suele funcionar...

La Belle Dame Sans Merci dijo...

Pues yo rezo para que no tenga que volver a darle antibióticos a Byron nunca más, ¡ja, ja, ja!

loquemeahorro dijo...

Yo he tenido que hacer lo de la jeringuilla, exactamente como dices, pero sin la toalla, que veo más complicado casi envolver al elemento que otra cosa, pero sí, aprovechando ese huequecito, la cosa va bien.

A un perro es más fácil darle una pastilla. Es que me he acordado de una vez que le tuvimos que dar una al perro de una conocida, que nos había dicho que "no se la tomaba con comida", nos parecía raro y le dimos la pastilla envuelta en tocino de una pata de jamón serrano que teníamos.

¡Que si se la comía!

Hombre... es que si se la das en un biomanan... no vale.

Selerkála dijo...

Muy interesante, Níniel.^^ Gracias.

Loque, lo de las pastillas para perros envueltas en carne, es un clásico muy socorrido,sí; ¿cómo van a resistirse?
XD