Neko

viernes, 9 de marzo de 2007

El gato reduce la actividad física humana

Esa expresión, acuñada por Eleder cuando Metal era un bebé ha demostrado ser completamente cierta a lo largo de los años que hace que vivo con ella. Evidentemente, si un gato reduce la actividad humana, el segundo gato ya la destruye. Además, si Metal es especialista en distraerme en determinados momentos (como ese crítico momento de ir a levantarme de la cama, momento en el que ella siempre decide venir a ronronear), Nuala tiene otras habilidades especiales, como es la de dormir encima de mesas. Claro, esto incluye dormir en tu mesa de estudio y si es encima de los apuntes, mejor, más agusto. Véase:


¿A alguien le parece esto serio? Así es imposible hacer algo constructivo.

En fin, su otra gran afición es la de tirar cosas de las mesas. Te tira el móvil, el boli, la agenda... todo. Eso también hace bastante imposible estudiar, aunque de eso no hay testimonio fotográfico. Y claro, es que es taaaan monaaa, que se le consiente todo, jajaja.

Uhmmm hace un rato estaba jugando a las carreras con Metal, pero ya no se les oye, víaver...

6 comentarios:

Selerkála, dijo...

Cieeerto!!
Yo lo máximo que he llegado a experimentar a sido la compañia en los estudios de un solo gato por vez, o mi Severus, o Indy. En ambos casos, el babeo del humano es directamente proporcional a lo a gusto que esté el animalito sobre los apuntes...
EL pasado verano, y primero de mi Severus conmigo, era tal la somnolencia del animal encima de mis apuntes, que para subrayar, tenia que ir levantando con cuidado sus peluditas patas...Eso, hasta que él decidía que ya valia de molestar, y atacaba mis rotuladores como si hubiesen sido salchichas alemanas, jajaja!
Pero son un amor...Y gracias a ellos aprobamos más exámenes, doy fe.Ayudan a recordar cosas: "ah! esta pregunta se refiere a la parte de los apuntes en los que mi gato se intentó comer el boli rojo pero al final me tiró el libro al suelo..." Mnemotecnia pura!!

Berúthiel dijo...

¿para que vamos a estudiar otra cosa pudiendo mirarlos a ellos?

Finduilas dijo...

Jajaja, me encanta el nombre de Severus para un gato, no se me habría pasado por la cabeza en la vida...siempre había pensado que a los gatos, nombres egipcios, pero ése me gusta :D, ¿no será igual de fastidioso que el Severus Snape de HP, verdad;)??

Selerkála, dijo...

Jajaja!! Es exactamente él,Finduilas;
Severus Snape para servirle...!
Se lo puese porque a parte de que me encanta Alan Rickman como actor, Snape me parece un gran personaje, y pensé que como siempre tiene esa dualidad, ese no saber si es bueno o malo...Y dado que los gatos son tan impredecibles y a parte el mio es blanco y negro, colores asociados desde siempre con el bien y el mal...Pues nada, que un dia de inspiración, y se me ocurrió llamarlo como el profesor de Pociones...

Un abrazooo!

Selermiaula dixit...

Amigo dijo...

Los gatos no tiran cosas de las mesas. Simplemente, juegan con el boli, goma, o el objeto que sea, hasta que curiosamente el espaciotiempo da un vuelco y ¡zas! el objeto se cae por el borde. Normalmente el gato se queda mirando un rato lo que ha hecho, como lamentando estos avatares de la física (pero porque les fastidia que se les interrumpa la diversión, no porque les demos pena). Claro, eso dura un momento, hasta que el gato se baja de la mesa y sigue jugando en el suelo xD

Azelaïs de Poitiers dijo...

Uy, eso será el tuyo, a mi Nualita de verdad que le tienen fascinada las leyes de la física. Se pasa el día tirando cosas y observando lo guay que es tirarlas. Y no juega con ellas hasta que se caen, no: va a traición, en cuanto ve algo en el borde de la mesa... ¡zas! manotazo.

Y el Byroncete de Celebrinlas también lo hacía y te miraba encantado de su fechoría. Aún me acuerdo del día que nos mangó el billete de cinco euros que era todo el capital que teníamos Celeb y yo en un terrible fin de mes... lo tiró, saltó y salió corriendo con el billete. ¿Y qué vas a hacer aparte de decir que no hay cosa más mona? jajaja